(Génesis 1:27)

            “Y Creó, Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó, varón y hembra los creó.”

Una de nuestras más profundas necesidades como humanos es la de amar y ser amados. Cada persona necesita a otra persona para compartir sus recursos, sus planes, sus esperanzas, sus alegrías y sus tristezas. La mejor solución para la mayoría de las personas es el matrimonio.

Dios afirmo.

(Génesis 2:18)

 “No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para el.”

 El hombre y la mujer forman el complemento perfecto. Esto significa que hay diferencias suficientes y condiciones únicas que el hombre y la mujer poseen, que hacen que sean indispensables el uno para el otro. Estas diferencias se dan en el orden físico, mental y emocional. El hombre, por lo general es criatura que funciona a base de lógica mas que de las emociones, aunque a la vez es mas lento para madurar. El hombre también es mas dominante y agresivo como proveedor, protector y amante. Le interesa que le demuestren amor, pero lo más importante para él es que lo respeten.

La mujer, por su parte, generalmente es una criatura más emotiva. Quiere saberse amada, deseada, protegida, segura.

Nos sentimos Bendecidos cuando encontramos a la persona justa para amar, como Cristianos sabemos que nada en la vida es accidental y que todo lo que nos pasa, aun las personas que llegan a nuestras vidas, llegan por que así estaba escrito y sabemos que todo es bajo la voluntad del Señor, Pero aun con este conocimiento empezamos a ver los defectos de nuestra pareja y los ponemos por encima de todas las virtudes que pueda tener y es en ese momento que empezamos a tratar de cambiar la forma de ser de esta persona.

La Persona que quiere Cambiar la forma de ser de otra persona en una relación, esta poniendo las bases para una gran cantidad de problemas.

– Siempre creemos que podemos hacer Cambiar la forma de ser de nuestra pareja, vemos sus fallas o defectos y empezamos a querer arreglar lo que para nosotros esta mal, nos sentimos responsables de sus defectos.

– Nuestra tarea en una relación no es corregirnos nuestros defectos unos a otros. La tarea es amar a nuestra pareja, amar lo que vemos y apoyarnos para hacer lo mejor cada día.

– Querer arreglar los defectos en una persona es decirle lo que esta mal, por que esta mal y como creemos nosotros que se debe corregir.

Si queremos armonía en nuestra relación, no debemos atacar los defectos de nuestra pareja, sino ayudarla a que los supere, pero con amor.

Ser la ayuda idónea de nuestra pareja es permitirle tomar sus propias decisiones y estar hay por si las cosas salen mal y ayudarla para hacer las cosas mejor la próxima vez. Ser la ayuda idónea es saber que las cosas mejoraran, es cuidar a tu pareja, es vernos como realmente somos, es amar a tu pareja con todos sus defectos y todas sus bondades y aceptarla así por el simple hecho de que la amas de corazón.

Tenemos una capacidad ilimitada de Amar. Realmente Amar no es algo que hacemos a alguien o por otra persona, Amar es una bendición, un regalo que nos ha dado Dios y que nos enseño en su más amplia expresión cuando envió a su hijo único a morir por nosotros. (Juan 3:16)

El amor aumenta nuestros recursos y nuestra capacidad de dar. El amor nos mantiene vivos mucho después de que nos hayamos ido y le da significado a lo que somos, a lo que hacemos y como lo hacemos.

Lo único que limita nuestra capacidad de amar son las condiciones que le ponemos al amor. Cuando el amor se basa en lo que obtenemos a cambio o como lo obtenemos, nuestro amor se atrofia por que en ese momento pedimos algo a cambio y siempre vamos a estar inconformes por que pensamos que merecíamos algo mas, cuando amamos lo que fue y no lo que es, tenemos una idea equivocada de lo que es el amor.

Cuando amamos solo por el sencillo hecho de amar, ofreciendo lo que somos, sin excusas sin pedir nada a cambio, tomando lo que llega y aprovechándolo lo mejor posible abrimos nuestro corazón a todas las bendiciones que tiene nuestro Señor para nosotros.

Amar significa reconocer el miedo como una condición que a veces nos lleva a hacer y decir cosas que en realidad no sentimos.

Amar no significa atacar, si no apoyar. Aprendamos a renunciar a la ira y al miedo, remplazándolos con amor.

Debemos aprender a no tomar la vida tan personal, Realmente la gente no esta esperando el momento para hacernos daño. Todos nos estamos moviendo, esperando llegar a donde queremos.

Cuando entramos en conflicto debemos ver como salimos de el por medio del amor. Por que cuando nos enfurecemos, nos molestamos o desilusionamos con alguien olvidamos las cosas buenas que han hecho.

Difícilmente puede haber comunicación cuando se da lugar a la ira

(Proverbios 14:29)

“El que tarda en airarse es grande de entendimiento, mas el que es impaciente de espíritu enaltece la necedad

El enojo obscurece la razón y suelta la lengua. Se dice mucho, pero no se facilita el entendimiento. Se transmiten emociones negativas, se imposibilita el dialogo constructivo, por esta razón si se busca la comunicación debe hacerse en un ambiente de tranquilidad. Has que el amor brote en esos momentos de ira y así evitaras faltarle a tu Señor.

Pensamos que la gente debe probarnos que nos ama una y otra vez y si alguna vez no esta a la altura de lo que esperamos, expresamos nuestra consternación o nuestra desilusión con desamor, cayendo en conflicto con la otra persona. Perdona y serás perdonado.

(Lucas 6.37)

“No juzguéis, y no seréis juzgados. No condenéis, y no seréis condenados. Perdonad, y seréis perdonados.”

Dios es Amor, es hay por donde debemos comenzar. No podemos esperar tener una relación llena de amor con nuestra familia, pareja, hijos, hermanos, hasta que sanemos nuestra relación individual con Dios. Dios es Amor, Dios no tiene necesidades, Dios no espera regalos, Dios no discute, Dios no amenaza, Dios no necesita que lo defiendan, Dios no se siente abandonado, Dios no pelea con el rechazo, Dios lo único que hace es amarnos y esa es la única razón por la estamos aquí.

El amor debe brotar de ti y rodearte siempre, Amar es saber que estas haciendo lo mejor que puedes sintiéndote bien y sin esperar nada a cambio.

Sin duda habrá fracasos, tiempos cuando no queremos seguir adelante; sin embargo, se trata de nuestra felicidad y de nuestros seres queridos.

El plan de Dios para la vida en pareja y formar una familia es elevado y difícil de alcanzar. Solamente dependiendo de Dios podemos acercarnos a ese ideal.

Autor: Leo Barranco 

Anuncios