Este vídeo me recuerda a un familiar muy cercano y apreciado por mí, quien es una persona que fue educada al estilo militar, y creía que salir a pasear o compartir un día de campo era algo deshonroso a su hombría y una bobada de vagos que no aplica para un hombre de trabajo como él.   Su hijo en varias ocasiones, como era casado, hacia fines de semana en una villa de campo, con el fin de reunir toda su familia y compartir con sus hermanas, esposa, madre y claro,  su padre era uno de los invitados más anhelados, pero por más que le insistió nunca fue…

Así fue siempre, casi nunca compartía con su hijo…

 Su hijo tuvo una semana de mucho streess laboral y por sus estudios.  Él y su esposa eran cristianos, acostumbraban a orar juntos todas las mañanas, luego de terminar él se quedó en la cama sentado leyendo la Biblia, su esposa fue a la cocina a prepar el desayuno, cuando ella regreso a la habitación, a sabiendas que él estaba en ayuno, le pone la mano en el hombre y le pregunta: amor todavía hoy sigues con el ayuno o desayunaras?…. En ese instante el calló al suelo, y ella llamo a su padre….

Era posiblemente la 2da vez después de la mudanza que el visitaba el apartamento, esta vez para llevar en sus hombres a su primer hijo al hospital, el único varón, a penas con 32 años de edad, ya estaba medio muerto, su corazón latía mas cerebralmente había muerto…. (aún recuerdo su cuerpo en aquel ataúd, no me daba escalofríos, pues no parecía estar muerto, su cara reflejaba una paz y su rostro estaba sonriente).

Nunca olvidaré esa mañana, cuando me desperté del sobresalto de escuchar unos gritos!!… fue cuando corrí y vi entrar a ese viejo tronco de persona hecho polilla, nunca lo había visto llorar…. nunca lo había visto gritar de esa forma… la palabra -destrozado- no abarca lo que ese día vi y sentí mientras lo escuchaba gritar: Se me murió mi hijo, se me murió mi hijo….!   fue cuando acabé de enterarme de la causa de tanto dolor…

Esta persona lloraba como un niño, en el cementerio, parecía que él quería ser sepultado también… Lloró tanto que tuvimos que cargarlo entre dos personas pues no tenía fuerza para caminar… fue algo muy triste, que aún me hace llorar…

 Aún recuerdo con mucho dolor ver al padre sentado como muerto en una silla, con mirada pérdida, no hablaba, no comía, ya no lloraba, no había ningún tipo de gesto o emoción, era así como una especie de vegetal…  Cuando a las semanas atino a hablar algunas palabras, fue sólo para decir entre sollozos:

Yo nunca tuve tiempo para mi hijo, yo nunca fui a nada de lo que el me invitaba, yo nunca estuve con él…

Espero que nadie pasa por algo así, o que espere que sea demasiado tarde…

En cualquier caso, el mensaje está claro, no hay nada más que agregar, hay mucho qué aprender…

DLB

Walky 

 

Anuncios