El diccionario webster define la palabra “placebo” como un medicamento prescrito mas para alivio mental de un paciente que para el alivio del verdadero mal del paciente, o algo que tiende a relajarlo.

Los doctores dicen que si nosotros sabemos que estamos siendo tratados con placebo, eso no funciona. En nuestras mentes nosotros debemos creer que es un verdadero medicamento y que tiene la fuerza o poder para sanar. Si el paciente puede creer esto, entonces el medicamento parece hacer milagros en muchos casos que de otra manera no pudieran ser tratados con algo más. El tratamiento con placebo es, de hecho, nada en sustancia, pero en la mente del paciente es algo real. Para poder hacer funcionar este medicamento, el doctor debe convencer al paciente que el medicamento de hecho va a funcionar.

Mi amigo hoy te declaro a ti, que esto es exactamente el mismo “tratamiento” que la mayoría de los “cristianos profesantes” están usando hoy en día. El doctor que administra este “medicamento” es Satanás mismo. El da al “paciente” una religión endulzada, una experiencia barata, y susurra verdades a medias en tus oídos. Entonces después le dice al “paciente” que es real y que eso es todo lo que el “paciente” necesita, el “paciente” habiendo sido tomado por Satanás, cree esto, y va por la vida felizmente declarando a todos que es nacido de nuevo, que su salvación es real, y que esta experiencia es todo lo que el necesita. El “doctor” Satanás va a permitir que su “paciente” continúe yendo a la iglesia y hasta le va a permitir participar en cualquier congregación, cantando, llevar una oración, enseñando escuela dominical, y hasta predicando. El permitirá al “paciente” hacer cualquier tipo de declaración en referencia a su “religión profesante”. Sí…! él va a permitir que “el paciente” haga y diga todo lo que quiera con una sola excepción… Esa excepción es: que el “paciente” no le será permitido vivir la vida que el confiesa con su boca…

_________________________________________

El 3 de Agosto de 1979, Howard Pittman, un ministro bautista por 35 años, murió en el quirófano durante una cirugía, y tuvo una experiencia. Después los Ángeles le mostraron el segundo y el tercer cielo, fue llevado delante del mismo trono de Dios, donde le fue dado un mensaje para compartir con el mundo.

Este libro, del testimonio de Howard, me pareció interesante y por eso lo comparto aquí con ustedes (hacer click sobre el link de abajo para descargar), lo citado arriba no es más que una introducción a dicho libro. Realmente pasé par de páginas y leí entre líneas, pero desde hoy comienzo, pues y realmente quiero saber si estoy viviendo un evangelio de la boca para a fuera sí o no, y si es afirmativo, yo sé que Cristo nos envía palabra para corregir esto mediante el testimonio de Howard, pues el no quiere que nadie se pierda.

Fuente: spiritlessons.com

Haz click aquí si quieres imprimir o guardar en tu pc este interesante libro para crecimiento Espiritual.

Anuncios