(Un hermano me envió este mensaje, es como una especie de parábola y quise compartirla aquí con todos)

George Thomas, un misionero inglés, apareció un día en su iglesia cargando una jaula.
Cuidadosamente, la colocó en el púlpito, y comenzó a hablar:“Estaba caminando por la calle ayer, y vi un niño llevando esta jaula con un pequeño pájaro, temblando de frío y miedo.
Le pregunté: -Qué vas a hacer con ese pajarito?
A lo que él me respondió:
-Voy a llevarlo a casa para arrancarle sus plumas y quemarlo!
Me voy a divertir mucho con el!

Estupefacto, aún pude preguntar:
-Cuánto vale ese pajarito para tí?
-Usted, señor no lo va querer… El no sirve para nada!
Es muy feo!

Siendo muy insistente, conseguí disuadir al niño de su intento y le compré el pajarito por veinte dólares. Y ya en posesión del pobre animalito, lo liberé tan pronto el niño me dió la espalda…

Un día, Jesucristo y satanás estaban conversando y
Jesús le preguntó: qué estaba haciendo con las personas aquí en la tierra.
El diablo respondió:
-Me estoy divirtiendo mucho con ellas!
Les enseño a hacer bombas y a matar, a usar armas, a odiarse unos a otros, a
casarse y divorciarse, les enseño a abusar de criaturas, les enseño a los jóvenes a usar
drogas, a beber y hacer todo lo que no deben! Realmente… me estoy divirtiendo mucho!
Jesús preguntó:
-Y después qué vas a hacer?
La respuesta del diablo hirió los oídos de Jesucristo:
-Voy a matarlos y acabar con ellos!
Jesús preguntó:
-Cuánto quieres por ellos?
Burlándose el DIABLO respondió:
-Ah…Tú no vas a querer a esas personas?… Ellas son malas, traicioneras, mentirosas, falsas, egoístas y avaras! Ellas no van a amarte de verdad, van a escupir tu rostro, van despreciarte y no tendrán en consideración lo que Tú hagas por ellas!
Jesucristo con voz llena de certeza, le preguntó:
-Cuánto quieres por ellas, satanás?
El diablo, enfurecido, con chispas de odio en sus ojos respondió:
“Quiero todas tus lágrimas y toda tu sangre”!
Jesús bravamente, con su voz esplendorosa, respondió:
“Trato hecho”!
Y Jesús pagó el precio de nuestra libertad!” (Juan 3:16)Cómo nosotros podemos olvidarnos de Jesús?
Creemos en todo lo que nos enseña el mundo en que vivimos,
más siempre cuestionamos las cosas que vienen de Dios!
Por qué?
Todos quieren un día estar con Dios, más no quieren conocerlo!
Y amarlo! Muchos dicen: Yo creo en Dios,
(Satanás también por cierto!), más no hacen nada por Él, no obedecen su palabra, no le sirven, y les averguenza decir que creen en Él!
Las personas mandan bromas sucias por e-mail con la velocidad de la luz.
Más cuando es un mensaje sobre Dios, las personas
piensan dos veces antes de compartirlo unas con otras…
Intentan ser invisibles cuando se trata
de JESUCRISTO… POR QUÊ?
Tú, cuando termines de leer este mensaje, lo mandarás a alguien? Ó, te morirás de la vergüenza… Piénsalo, y empieza a construir el Reino de Dios.
“Que Jesús te bendiga siempre amigo(a)”

Anuncios