mies

Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos.
Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.

Más cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que tu derecha, para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. Mateo 6:1-4

La enseñanza que este versículo ilustra. Aquí cristo nos enseña a hacer buenas obras, movidos por el amor y la misericordia del Espíritu Santo, movidos por la obediencia a la Palabra de Dios. Como vemos en los siguientes versículos:

  • Mateo 5:42: Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses.
  • Mateo 7:12: Así que todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.

Realmente el Señor Jesús nos fue marcando las pautas a seguir para llegar a ser verdaderos hijos de Dios, y ésta es una de ellas, que bien, no es de provecho solo de cristianos, sino, para todos, como ha sido el propósito de Dios siempre, que envió a su hijo para que TODO aquel que en el crea no se pierda. Si te fijas, estoy segura que en algún momento ayudaste a alguien, verdad que es bonito? y se siente uno taaaannnn bien cuando sientes la satisfacción que dá ver la sonrisa de aquel al que le extendiste la mano. Pues así debe ser siempre pues notros los hijos de Dios estamos llamados a dar buenos frutos y esto empiezan a germinar inmediatamente venimos arrepentidos a los pies de nuestro Señor, nos negamos a así mismos, renunciando al pecado y deseamos y trabajamos duros para no seguir pecando.Pero qué pasa cuando nuestras obras se convierten en un trueque? OJO y cuidado con esto!!, como dice la palabra de Dios: Guardaos (cuidado, evita) de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos.En ocasiones, muchos somos los que hemos caído en este error y a diario veo en los medios de comunicación, en política etc., a muchas personas gritando a voces lo que hicieron por su prójimo para vanagloriarse y recibir vanagloria. Pero, aún peor es cuando damos para recibir un favor a cambio, o recibir algún tipo de beneficio tangible o intangible en el futuro.Entonces qué ganamos con ayudar a otro?Promesas de recompensas tenemos en Cristo Jesús:Más cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que tu derecha, para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. Mateo 6:3-4Y cualquiera que dé a uno de estos pequeñitos (refiriéndose a sus seguidores o nosotros sus hijos) un vaso de agua fría (fíjese hasta esto tan insignificante) solamente, de cierto os digo que no perderá su recompensa. Mateo 10: 42.

Y Respondiendo el Rey, les dirá: de cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, amí lo hicisteis. Mateo 25:40 (leer a profundidad desde los versículos 31-46).

Entonces amigo hermano Recuerda!!

Dá sin esperar… ayuda a todos cuantos puedas ayudar, dá al que te pide en la calle, no importa para qué sea o si se merece o no, solo cumple con Dios. Cuando des la mano a tu hermano, hazlo de forma tan discreta que, como ilustra el versículo inicial: No sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; es decir que ni tu hermano, ni tu mejor amigo, ni esposa, nadie se entere por tu boca lo que hiciste por tu hermano, sino, que únicamente tengas conocimiento tú, esa persona que ayudaste y Dios, y Él que ve en lo secreto te recompensará y las recompensas de Dios son ilimitadas y más maravillosas de lo que podamos imaginar.

Les ama en Cristo, su hermana Walkiria S.

About these ads