Esta pregunta deberías hacértela antes de comenzar una relación amorosa con una persona. Porque es necesario que estén bajo la perfecta voluntad de Dios. Así primero que todo no estas perdiendo tu tiempo, ni les hacer perder el tiempo al otro.

Sea cual sea tu caso, debes entender que como Hijos de Dios tenemos que obedecer. Así como obedeces a tus padres terrenales (supongo que no eres un rebelde) también a Dios le debes obediencia. Esa es una forma de adorarle.

Si tu pareja no es la voluntad de Dios va a detener tu fluir, tu comunión con Él.

Una pequeña parábola: Un chico deseaba tanto una bicicleta de montaña que se la había pedido a sus padres, pero un día le ofrecieron una bicicleta un tanto “diferente”; no era de montaña y estaba usada, pero al saber cuanto costaba, ver que era barata y que sus padres se tardaban mucho en regalarle la bici que el quería, decidió sacar sus ahorros y comprarla. Entonces, sus padres, al ver que su hijo ya tenia bicicleta pensaron ” Mmm ¿Para que le vamos a comprar la que él quería si con esa ya tiene?”.

Es lo mismo con Dios. Puedes estar pidiéndole a la chica (o) perfecta (o), tienes toda una lista de condiciones que debe cumplir. Pero justo antes aparece un “distractor”; una chica(o) que cumple con el 99% de tus condiciones, y piensas “aaah q va! ese 1% yo me encargo de cambiarlo”.

Así no funciona. Si le estas pidiendo lo mejor a un Dios perfecto, ten paciencia y ponte a esperar lo que pediste, o sea, lo Mejor. En el amor no sirve que seas conformista.

Aunque claro, para mí, no cuenta que ese porciento que falta, sea por nuestras exigencias de lo físico, porque no siempre lo bueno para nosotros o la persona que Dios tiene para uno viene envuelto en un super atractivo papel de regalo, sino que en la mayoría de los casos, lo bueno está por dentro. Claro, no es que estés con alguien que no te guste o atraíga para hacerte el humilde, pero a lo que quiero llegar es que no nos encasillemos en un prototipo físico, pues hay pesronas que tienen a Brand Pitt, o Jennifer Aniston en el caso de los chicos, como la apariencia que debería tener su futuro conyugue, de lo contrario, ni chance de hablar le dan a nadie.

Por último pero no por eso menos importante debes preguntarte “¿es él o ella un verdadero hijo de Dios?. Si tu pareja ama a Dios antes que a ti, y se complace en hacer su voluntad, entonces puedes saber que Dios aprueba esa relación siempre y cuando tú también seas fiel al Señor (es decir que si tu quieres un sierv@ de Dios, tú también debes serlo; pues él no le dará a su sierv@ una pareja que no esté conforme a la voluntad de Dios y que no le dé gozo, paz y amor a su sierv@).

Dios desea para sus hijos lo mejor como buen Padre que es. También debes preguntarte: “¿La relación que llevo contribuye a mi crecimiento espiritual?”. Si la relación con tu pareja en vez de animarte, te desanima y tu comunión con Dios está retrocediendo, entonces es una relación que no viene de parte de Dios.

Lo que proviene de parte de Él es BUENO , La voluntad de Dios es AGRADABLE – PERFECTA.

About these ads